Hey, I'm Marina, an advertising student. Have a nice stay in Shiny Moods!

"No hay detalle más bonito que la atención"

Me siento pequeña y no hablo de centímetros.

Cierras los ojos en el primer beso y, cuando los abres, ya van cinco.


Querer rendirse es perder las ganas, no las fuerzas. Uno quiere rendirse cuando ya no le apasiona lo que hace. Porque si gusta, aunque resulte la espada de Damocles, se intenta hasta la saciedad.







Considero que el tiempo es oro. La cosa más valiosa que tenemos las personas. Por eso hay que saber gestionar qué hacemos con él, con quién lo invertimos y aprender a priorizar. Pasar las horas o simplemente los minutos con aquellas personas con quien el tiempo vale el doble. Tener en cuenta que, a veces, no todo es tiempo, sino también voluntad y ganas. Que no se pierden dos horas para ver treinta minutos a una persona: se invierten. Es un acto de madurez saber manejar nuestro tiempo de forma correcta, porque a medida que maduramos nos damos cuenta que el tiempo expira a la velocidad del viento, que un día más es un día menos. No tenemos que ir a dormir pensando en escapar, sino en coger fuerzas para el nuevo día que va a empezar. 

Y yo, para eso, voy echando una ojeada mi Daniel Wellington.




#danielwellington

Código promocional/ Promotional code: SHINYMOODS

Modelo/ Model: #DWClassicPetite







Hoy algo en mi se ha roto. He dejado de ser quien me gusta ser para convertirme en ese monstruo que nadie quiere a su lado.

Me he odiado por vulnerable, por estúpida, por no saber estar a la altura. Por depender de alguien que no sea yo. Por darme cuenta que quizás no soy tan sustancial como creía.



No es un pueblo hecho para cualquiera. Es sólo para aquellos románticos que ven luz en la oscuridad, para los que no hallan mejor compañía que la soledad. Es un pueblo fantasma donde el tiempo pasa de largo, donde las olas no sólo se llevan consigo arena, sino también las angustias de quienes las van a acariciar con los pies descalzos.

No es un pueblo hecho para cualquiera. No todos son capaces de apreciar la noche barriendo las calles de gente y sembrando el húmedo frío. No todos saben andar bajo la luz de las farolas sin temerle a la excitante y arcana penumbra. No todos aprecian el placer de sentir suyo el mar que ante sí se tiende. Inexplorable. Bravío. Solemne.

No es un pueblo hecho para cualquiera. Porque para eso hay que amarlo.